Curso 2014-2015

Curso 2014-2015

Permitidme iniciar estas líneas con el exabrupto latino

 “sursum corda” (elevemos nuestros corazones).

Que el posible tedio post-vacacional sea superado

con el estimulo vital y anímico de un curso nuevo.

Se nos dirá que lo iniciamos con la rémora de un teleósteo marino.

El motivo de la demora siempre ha sido el 

mismo,

el que seguimos condicionado por nuestro ritmo

 universitario: “en el mes de Octubre comienzan las clases”.

El día nueve tuvimos la primera Junta.

Tras la aceptación del acto y la presentación del Presidente abordamos los 

principales temas y los proyectos para el nuevo curso. 

Iremos informando puntualmente, abiertos como es 

obligado a todas las sugerencias de los socios.

Quisiera hacer particular énfasis en el capitulo “información 

a los socios”. Da la impresión que la página Web no 

está siendo utilizada en la medida que esperábamos. 

Somos conscientes de que un número importante de 

socios no tiene ordenador, ni correo electrónico para ellos 

seguiremos usando el correo postal. 

Permitidme insistir en que por el medio que sea más fácil 

mantengamos un diálogo permanente donde se expongan 

las deficiencias y los logros, según los criterios de cada 

uno.

Si hay un deseo permanente es el de evitar la mas mínima 

sensación de centralismo. Por ello la insistencia en la 

colaboración de todos.

Adelantar, que uno de los proyectos que estamos dando 

particular primacía es el del contacto con las numerosas 

Asociaciones Iberoamericanas que viven nuestros mismos 

fines. Somos consientes de que nos toca vivir una etapa 

de crisis global. Asemeya no es una excepción. Que 

no nos domina el pesimismo, la inercia, el abandono, 

¡todo lo contrario! Son momentos en los que hay que 

encender todos los estímulos. La asociación cuenta con un 

historial de Colegas admirables en todos los sentidos del 

humanismo. Ellos constituyen el mejor aliento y estimulo 

para superar los escollos y aporías.

Permitidme abundar en el exabrupto inicial de estas líneas 

desde la teoría de los estratos: Arriba nuestra Vitalidad, 

Alma y Espíritu.

Siempre incondicional.